Intervención de Canes con Asistencia Prehospitalaria

568

La intervención con canes en contextos de seguridad es una práctica fundamental para garantizar la protección y el bienestar de las personas en diferentes ámbitos, como la policía, la seguridad privada y los equipos de rescate. Durante estas intervenciones, es importante tener en cuenta diversos aspectos relacionados con el comportamiento y entrenamiento de los perros.

Existen diferentes tipos de intervención con canes que se adaptan a las necesidades y objetivos específicos de cada situación, la seguridad es solo uno de los diferentes contextos en los que se puede intervenir. A continuación, te mencionaremos algunos de los tipos más comunes de intervención con canes:

  • Terapia asistida por perros: en esta modalidad, los perros trabajan junto a profesionales de la salud, como terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas o psicólogos, para ayudar a mejorar la salud física, emocional o cognitiva de las personas. Los perros pueden participar en actividades que promuevan la motricidad, la interacción social, la relajación y el bienestar general.
  • Perros de asistencia o servicio: estos perros están entrenados para ayudar a personas con discapacidades físicas o cognitivas. Pueden realizar tareas específicas, como abrir puertas, recoger objetos, alertar sobre sonidos o situaciones de peligro, y brindar apoyo emocional. Los perros de servicio son especialmente útiles para personas con discapacidades visuales, auditivas, motoras o con trastornos del espectro autista, entre otros.
  • Perros de alerta médica: algunos canes son entrenados para detectar cambios en el cuerpo humano que puedan indicar una condición médica específica, como una caída en los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes o cambios en los patrones respiratorios en personas con epilepsia. Estos perros pueden alertar a sus dueños o buscar ayuda en caso de emergencia.
  • Perros de apoyo emocional: estos perros están capacitados para brindar consuelo, compañía y apoyo emocional a personas que experimentan estrés, ansiedad, trastornos del estado de ánimo u otras condiciones emocionales. Pueden ser especialmente beneficiosos en entornos como hospitales, centros de atención a víctimas de trauma o instituciones educativas.
  • Perros de búsqueda y rescate: en estos casos son entrenados para localizar y rescatar personas en situaciones de desastre, como terremotos, avalanchas o situaciones de personas desaparecidas. Utilizan su agudo sentido del olfato y su capacidad física para rastrear y encontrar a personas atrapadas o perdidas.

Una de las principales preocupaciones al trabajar con perros en situaciones de seguridad es controlar y minimizar el riesgo de mordidas. Para ello, se lleva a cabo un riguroso proceso de selección y entrenamiento de estos canes, que incluye pruebas de temperamento y comportamiento, así como la enseñanza de comandos específicos de obediencia. De esta manera, se busca asegurar que el perro reaccione de manera adecuada, bajo el mando de su guía.

En ciertas ocasiones, se utiliza el bozal de impacto como una herramienta adicional para brindar mayor seguridad durante la intervención. Este dispositivo se coloca en el hocico del perro y está diseñado para evitar que pueda morder o causar daño en situaciones de alto riesgo. Sin embargo, es importante resaltar que su uso debe ser adecuadamente regulado y que la decisión de su implementación debe ser realizada por profesionales capacitados, considerando siempre el bienestar tanto del can como de las personas involucradas.

Un aspecto fundamental en la intervención con canes es la focalización del objetivo. Los perros son entrenados para identificar y reconocer a personas o situaciones específicas, utilizando su agudo sentido del olfato y su capacidad para seguir comandos. Este enfoque, por ejemplo, permite que los perros sean herramientas altamente efectivas para detectar sustancias ilegales, personas en situaciones de riesgo o realizar búsquedas en áreas extensas.

En este sentido, para lograr una intervención exitosa, es crucial contar con handlers (manejadores) expertos, que posean conocimientos sólidos en manejo y entrenamiento de perros en contextos de seguridad. Estos profesionales deben entender las señales y comportamientos de los animales, así como contar con la capacidad de establecer una buena comunicación y vínculo con ellos.

Por otro lado, frente a una intervención con canes en un contexto de seguridad, siempre hay que contemplar la posibilidad de encontrarnos con mordidas que puedan atentar contra la salud de una persona (aun utilizando el bozal de impacto) y es necesario saber cómo actuar frente a estos casos. En la actuación prehospitalaria, es fundamental realizar una evaluación del tipo de herida para poder brindar la ayuda o tratamiento correspondiente y asegurar la correcta atención y contención del paciente, para posteriormente trasladarlo a un centro hospitalario adecuado en caso de ser necesario.

En primer lugar, es importante examinar cuidadosamente la herida causada por la mordida del perro. Esto implica evaluar la profundidad de la lesión, el tamaño de la herida y la presencia de tejidos desgarrados. Además, se debe prestar especial atención a la presencia de signos de infección, como enrojecimiento, calor, edema o secreción. Esta evaluación permitirá determinar si existen lesiones en órganos vitales, tendones o vasos sanguíneos.

En caso de existir una hemorragia activa, se debe actuar de manera rápida y eficiente para controlar la pérdida de sangre. Primero, se debe aplicar presión directa sobre la herida utilizando compresas estériles o gasas, para detener el sangrado. Dependiendo de cómo responda el paciente y de la localización de la herida se puede evaluar si utilizar un torniquete o no. Es importante recordar que, en cualquiera de estos casos, se debe brindar también soporte emocional al paciente y mantenerlo estable hasta la llegada al centro hospitalario, donde se procederá a determinar si es necesario realizar suturas, vendajes o administrar transfusiones sanguíneas según el caso.

Si tienes interés en conocer más sobre este fascinante mundo de la intervención con canes en contextos de seguridad y/o actuación prehospitalaria frente a estos casos, te invitamos a asistir a una clase presencial gratuita que se realizará en la calle 9 de julio 167, el día 8 de julio a las 14 h. Durante la clase, compartiremos experiencias, técnicas y fundamentos teóricos acerca del trabajo con perros de seguridad y podrás ver en vivo demostraciones de entrenamiento. No pierdas esta oportunidad única para aprender y disfrutar de una tarde rodeado de estos valiosos compañeros de trabajo. ¡Te esperamos! INSCRÍBETE AQUÍ GRATUITAMENTE.